Geología y geomorfología

Cañones del Sil (Ourense/Lugo)

La cuenca se localiza al extremo noroccidental de la Península Ibérica y se distribuye entre el Macizo Galaico-Leonés y la parte suroccidental de la Cordillera CantábricaLas mayores altitudes se encuentran en las sierras orientales,​ siendo Peña Orníz (2.191 m), Pico Cornón (2.188 m) y Peña de los Años (2.158 m) los puntos más altos de la cuenca. Los tres se encuentran en la cabecera del río Sil, entre Somiedo y La Babia y son picos fronterizos de la cuenca. Por otro lado, el pico Cabeza de la Yegua, en los montes Aquilanos, con 2.142 m, es el punto más alto que se encuentra enteramente en la cuenca. La altitud media es de 714 msnm.

La orografía es variada y compleja, definida por la variedad y actividad geológica y por la acción erosiva de los ríos sobre los sustratos, en general muy resistentes. En zona alta del Miño la orografía es suave (Terra Chá y Meseta de Lugo) pero la cuenca del Sil se caracteriza por tener un relieve mucho más abrupto, de valles profundos y de fuertes pendientes (por ejemplo, los Cañones del Sil, de origen tectónico).

Litológicamente, predominan las cuarcitas, pizarras, areniscas y calizas, seguidas de los granitoides de dos micas y otros granitoides. 

Encuadre geológico

Desde el punto de vista geológico, el territorio de la cuenca del Miño está situado en la zona más antigua de la Península Ibérica, en el denominado Macizo Ibérico, que abarca aproximadamente la mitad occidental de la península. El Macizo Ibérico es el mayor fragmento que se conserva de una gran cadena de montañas, que se extendía a lo largo de miles de kilómetros, la cordillera Varisca o Hercínica, originada hace unos 300 millones de años  por la colisión de dos continentes.

La construcción de esta cordillera supuso el plegamiento de las rocas y la transformación de los sedimentos que había depositados entre los continentes en rocas metamórficas (debido al aumento de la temperatura y de las presiones). En las zonas más profundas de la cordillera, las rocas se fundieron y se originaron grandes cantidades de magmas graníticos, que aprovechando las fracturas que se produjeron en la colisión, ascendieron rápidamente, y se emplazaron en zonas más superficiales de la corteza, se enfriaron y solidificaron.

Como la zona de sutura de los continentes que colisionaron se situaría próxima a lo que hoy es Galicia, el grado de metamorfismo de las rocas y las intrusiones de rocas graníticas aumentan de Este a Oeste, porque hacia el Este la energía calorífica y mecánica recibida es menor. 


Las fracturas y los pliegues causados por la formación de la cordillera Varisca,  son direcciones estructurales que siguen influyendo en el relieve de la península ibérica.


Después, a comienzos del Jurásico, hace unos 200 millones de años, comenzó a fragmentarse la cordillera Varisca.  La apertura del Océano Atlántico y del golfo de Vizcaya, dio lugar a la individualización de la Península, que quedó convertida en una isla separada de Europa. 


En el Cenozoico (66 a 2,58 millones de años ) África comienza a desplazarse hacia el norte, al tiempo que continúa la apertura del océano Atlántico y del Golfo de Vizcaya, que hace girar la Península Ibérica de modo que se "incrusta" en Europa, levantando la Cordillera Pirenaica. La compresión durante esta orogenia reactiva los antiguos sistemas de fracturas hercínicas. 


La génesis de la Cordillera Pirenaica, ha determinado en toda esta región un relieve muy irregular, caracterizado por una compleja sucesión de áreas planas situadas a diferente altitud que son cortadas por valles encajados. Hay que añadir la existencia de depresiones tectónicas rellenas de sedimentos. Se configura así un mosaico de superficies elevadas y de zonas hundidas, lo que se denomina relieve en teclas de piano. 

La localización de estas unidades morfoestructurales está a veces controlada por las discontinuidades del zócalo hercínico, pero su formación y evolución están vinculadas al choque de la península Ibérica contra Francia que originó Los Pirineos, son una continuación hacia el oeste de la cordillera Pirenaica. 

Lugares de interés geológico

Los puntos de interés geológico, llamados LIG (Lugares de interés geológico) en España y Geossitios en Portugal, son formaciones y estructuras geológicas, formas terrestres, rocas u otras manifestaciones geológicas que tienen un carácter único y/o representativo a nivel didáctico y científico y que permiten conocer, estudiar e interpretar el origen y la evolución de la tierra, sus procesos de modelación, climas y paisajes del pasado y el presente.

 

Geomorfología

 

El rio Miño nace en O Pedregal de Irima, un canchal de bloques de cuarcitas que desciende de las laderas de la Sierra de Meira. Las aguas de pequeños manantiales, que surgen gracias a una falla, fluyen debajo de las piedras, hasta emerger a la superficie en el llano. Seis Kilómetros aguas abajo, en la laguna de Fuentemiñana, su caudal aumenta, ya que allí existe una importante surgencia de agua.

Desde allí se dirige hacia el sur, atravesando la comarca de la “Terra Cha”, que es una superficie aplanada, rodeada de relieves. Como el terreno es llano, la imprecisión de la hidrografía es acusada: lagunas, gándaras, canales, múltiples cursos de agua abundan sobre esta tierra.

Desde los alrededores de Rábade la convergencia de las aguas se acentúa, y el río Miño toma de manera definitiva un trazado hacia el sur, elaborando un valle mucho más neto, sobre todo aguas abajo de Lugo. Progresivamente se va hundiendo a contra pendiente en la superficie de Vilalba-Chantada (el fondo de la depresión de Portomarín domina el Miño desde una centena de metros y el de la depresión de Chantada desde más de 250 metros) evitando las depresiones de Sarria y Monforte.  

Su afluente más importante, el Sil, nace en la cordillera Cantábrica, en la comarca leonesa de La Babia. Su curso va siguiendo sucesivamente dos grandes fracturas N60º, la del Barco-A Rúa y después la de Quiroga. Fluye en el fondo de gargantas que solo se ensanchan en las cubetas, como la del Bierzo, A Rúa y Quiroga. Sus afluentes siguen también líneas de fractura y elaboraran valles muy encajados que separan superficies elevadas.

El Sil y el Miño confluyen en Os Peares, donde existe un importante encajamiento, que desaparece bruscamente antes de llegar a Ourense. Hasta su desembocadura, el Miño va explotando una serie de fracturas NE-SW y N-S que, alternativamente, le conducen hacia el océano.

Cerca de Ribadavia, 25 km antes de llegar al curso internacional, el Miño recorre un valle bastante ancho, que se va estrechando al aproximarse al punto más septentrional de Portugal, sin que la naturaleza de la roca cambie. Donde comienza el tramo internacional, el rio corta una cadena de montañas, que alcanza 1150 metros en la orilla derecha y 1357 en la orilla izquierda, en la sierra de Castro-Laboreiro.

Desde Cortegada-Fugueira a Arbo-Melgaço no se han encontrado terrazas de acumulación, solamente existen terrazas labradas en la roca a varios niveles. Un poco encima de uno de ellas está la torre de Melgaco. La zona en que se encuentran ininterrumpidamente los depósitos de terraza comienza cerca de As Neves y Barbeita.

Aproximadamente desde el valle lateral del rio Mouro, el valle del Miño comienza a ensancharse. Cerca de Monção-Salvaterra, por un lado, y de Valença-Tui por otro, el Miño atraviesa valles tectónicos que tienen dirección Norte-Sur (Tea, Troporiz, Louro). En cada intersección de valles, el valle del Miño se ensancha, formando una cubeta. La de Valença-Tui se extiende hacia el sur, en ancha ensenada, entre o Fao y Sao-Paio.

Cerca de la desembocadura, el rio se ensancha hasta los 1.300 metros e incluye islas aluviales, como Canosa y la de Boega. La desembocadura, poco profunda, es reducida a una anchura de 400 metros al norte, por el resalte del granito de Ponta de Santa Tecla, al sur por las dunas de Caminha-Moledo.

Como los otros valles de los ríos portugueses, también el valle del Miño habría sido erosionado hasta una profundidad mayor que la actual y más tarde rellenado por los materiales de la terraza inferior. Por los datos de los sondeos practicados para la construcción del puente internacional entre Valença y Tui, se sabe que en las épocas de mayor regresión marina el rio Miño excavó su valle por debajo del nivel actual. C Teixeira supone que la roca debe estar situada por lo menos a 44 metros de profundidad, ya que las pilastras del puente internacional, a 22 metros por debajo del nivel de estiaje, reposan sobre depósitos de cantos.

Fuentes: 

  • IGME - Instituto Geológico y Minero de España

  • LNEG - Laboratório Nacional de Energia e Geologia

  • Lautensach, H. (1945). Formação dos terraços interglaciários de Portugal e suas relações com os problemas da época glaciária. Publicações, Sociedade Geológica de Portugal, I, 39 p.

  • Nonn, H. (1966). Les regions cotieres de la Galicie: étude geomorphologique. Th. Doc. Fac. Lettres, Univ. Strasbourg, 591 pp.

  • Vergnolle, C. (1990). Morphogenese des reliefs cotiers associes a la marge continentale Nord-Espagnole. L’example du NE de la Galicia. Seminario de Est. Galegos, Serie Nova Terra, 1, 315 pp.
     

 
LOGO_WEBSIG copy-01.png
Powered by
PaisaSIGmo

Terraza labrada en la roca. Proximidades desembocadura rio Mouro (Monção)